Hostigamiento y acoso laboral: qué son, cómo prevenirlos y cómo denunciarlos

By embajadadelperu

El hostigamiento y el acoso laboral son formas de violencia que atentan contra la dignidad, la integridad y los derechos de los trabajadores y las trabajadoras. Estas conductas pueden tener graves consecuencias para la salud física y mental de las víctimas, así como para el clima y el rendimiento laboral. En este artículo, te explicaremos qué son el hostigamiento y el acoso laboral, cómo se diferencian, qué leyes los regulan y cómo puedes prevenirlos y denunciarlos.

¿Cómo denunciar el hostigamiento y el acoso laboral?

Si eres víctima o testigo de hostigamiento o acoso laboral, es importante que sepas que no estás solo o sola, y que tienes derecho a denunciarlo y a recibir ayuda. Para denunciar el hostigamiento o el acoso laboral, puedes seguir estos pasos:

  • Rechaza y comunica la conducta de hostigamiento o acoso sexual laboral, de forma verbal o escrita, al agresor o agresora, dejando claro que no la toleras ni la consientes.
  • Documenta y guarda toda la evidencia que puedas sobre la conducta de hostigamiento o acoso sexual laboral, como mensajes, correos, audios, videos, testigos, etc.
  • Reporta la conducta de hostigamiento o acoso sexual laboral al canal de denuncia que exista en tu lugar de trabajo, ya sea un comité, una oficina, una línea telefónica, un correo electrónico, etc. Si no existe un canal de denuncia, puedes dirigirte a tu superior jerárquico, a tu representante sindical o a la autoridad competente.
  • Solicita y recibe asesoramiento y acompañamiento legal, psicológico y médico, según sea necesario, para proteger tu salud y tus derechos. Puedes acudir a instituciones públicas o privadas, como el Ministerio de Trabajo, el Ministerio de la Mujer, el Ministerio Público, la Defensoría del Pueblo, la Policía Nacional, el Poder Judicial, organizaciones no gubernamentales, etc.
  • Inicia y sigue el proceso de investigación y sanción de la conducta de hostigamiento o acoso sexual laboral, según la normativa vigente. Puedes presentar una demanda administrativa, civil o penal, según el caso, y exigir una reparación integral por el daño sufrido.

¿Qué es el hostigamiento sexual laboral?

El hostigamiento sexual laboral es toda conducta de naturaleza o connotación sexual o sexista no deseada por la persona contra la que se dirige, que puede crear un ambiente intimidatorio, hostil, humillante o que puede afectar su actividad o situación laboral.

El hostigamiento sexual laboral puede ser ejercido por el empleador, un superior jerárquico, un compañero o compañera de trabajo o un tercero relacionado con la actividad laboral, como un cliente o un proveedor.

Algunos ejemplos de hostigamiento sexual laboral son:

  • Hacer comentarios, insinuaciones, bromas o chistes de contenido sexual que resulten ofensivos o incómodos para la persona que los recibe.
  • Enviar mensajes, correos electrónicos, imágenes o videos de contenido sexual no solicitados o no consentidos.
  • Realizar gestos, miradas, tocamientos o roces de índole sexual no deseados o rechazados.
  • Exigir o condicionar favores sexuales a cambio de beneficios laborales, como ascensos, aumentos, permisos, etc., o para evitar perjuicios laborales, como despidos, sanciones, traslados, etc.
  • Amenazar, intimidar, coaccionar o chantajear a la persona para obtener una respuesta sexual.

¿Qué es el acoso sexual laboral?

El acoso sexual laboral es una forma de hostigamiento sexual laboral que se caracteriza por ser persistente y reiterada en el tiempo, lo que genera un mayor daño y estrés en la persona que lo sufre.

El acoso sexual laboral implica una situación de abuso de poder, en la que la persona acosadora se aprovecha de su posición jerárquica o de su influencia en el ámbito laboral para someter a la persona acosada a sus pretensiones sexuales.

Algunos ejemplos de acoso sexual laboral son:

  • Insistir en propuestas o invitaciones sexuales después de haber sido rechazadas o ignoradas.
  • Seguir, vigilar, espiar o acosar a la persona fuera del horario o lugar de trabajo.
  • Invadir el espacio personal, la intimidad o la privacidad de la persona con fines sexuales.
  • Crear o difundir rumores, calumnias o injurias sobre la vida sexual de la persona.
  • Aislar, marginar, excluir o discriminar a la persona por su orientación o identidad sexual.

¿Qué diferencia hay entre el hostigamiento y el acoso sexual laboral?

La principal diferencia entre el hostigamiento y el acoso sexual laboral es el grado de intensidad, frecuencia y duración de las conductas. El hostigamiento sexual laboral puede darse en una o varias ocasiones, mientras que el acoso sexual laboral implica una conducta continuada y prolongada en el tiempo.

Además, el acoso sexual laboral suele implicar una mayor asimetría de poder entre la persona acosadora y la acosada, lo que dificulta la resistencia o la denuncia de la víctima.

Otra diferencia es el tipo de sanción que se aplica a cada conducta. El hostigamiento sexual laboral se considera una falta disciplinaria o una infracción administrativa, que puede ser sancionada con amonestaciones, suspensiones, multas o despidos.

El acoso sexual laboral, en cambio, se considera un delito penal, que puede ser castigado con penas de prisión, inhabilitación o reparación civil.

¿Qué leyes regulan el hostigamiento y el acoso sexual laboral?

El hostigamiento y el acoso sexual laboral están regulados por diferentes leyes, según el país o la región donde se produzcan. A continuación, te presentamos algunas de las leyes que existen en algunos países de habla hispana:

  • En Argentina, la Ley N° 27580 aprobó el Convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre la eliminación de la violencia y el acoso en el mundo del trabajo, que incluye el hostigamiento y el acoso sexual laboral. Además, la Ley N° 26485 de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, establece el derecho de las mujeres a trabajar en condiciones de igualdad y sin violencia de género, que incluye el hostigamiento y el acoso sexual laboral.
  • En Chile, la Ley N° 20607 tipifica y sanciona el acoso sexual laboral, tanto en el sector público como en el privado. Esta ley define el acoso sexual laboral como toda conducta de carácter sexual o sexista que provoque un menoscabo en la dignidad, la integridad o la libertad de la persona trabajadora, o que afecte su desempeño laboral o sus oportunidades de empleo.
  • En Colombia, la Ley N° 1010 de 2006 regula el acoso laboral en todas sus modalidades, incluyendo el acoso sexual laboral. Esta ley define el acoso laboral como toda conducta persistente y demostrable, ejercida sobre un trabajador o trabajadora por parte de un empleador, un jefe, un compañero o un subalterno, encaminada a infundir miedo, intimidación, terror o angustia, a causar perjuicio laboral, a generar desmotivación en el trabajo o a inducir la renuncia del mismo.
  • En México, la Ley Federal del Trabajo reconoce el derecho de los trabajadores y las trabajadoras a un ambiente de trabajo libre de violencia, que incluye el hostigamiento y el acoso sexual laboral. Esta ley define el hostigamiento como el ejercicio del poder en una relación de subordinación real de la víctima frente al agresor, que se expresa en conductas verbales, físicas o ambas, de naturaleza sexual. Asimismo, define el acoso como una forma de violencia en la que, si bien no existe la subordinación, hay un ejercicio abusivo del poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo para la víctima, independientemente de que se realice en uno o varios eventos.
  • En Perú, la Ley N° 27942 establece las medidas y criterios para prevenir el hostigamiento sexual en las dependencias de la administración pública, en las empresas y en los centros educativos. Esta ley define el hostigamiento sexual como toda conducta de naturaleza sexual o sexista no deseada por la persona contra la que se dirige, que puede crear un ambiente intimidatorio, hostil, humillante o que puede afectar su actividad o situación laboral, educativa o de prestación de servicios.

¿Cómo prevenir el hostigamiento y el acoso sexual laboral?

Para prevenir el hostigamiento y el acoso sexual laboral, es importante que tanto las personas trabajadoras como las empleadoras adopten una serie de medidas, tales como:

  • Promover una cultura de respeto, igualdad y no discriminación en el ámbito laboral, que rechace cualquier forma de violencia, hostigamiento o acoso sexual.
  • Establecer políticas, protocolos y códigos de conducta que prevengan, detecten y sancionen el hostigamiento y el acoso sexual laboral, así como que brinden apoyo y protección a las víctimas.
  • Capacitar y sensibilizar al personal sobre el hostigamiento y el acoso sexual laboral, sus consecuencias y sus formas de prevención y denuncia.
  • Crear canales de comunicación, consulta y denuncia que sean accesibles, confidenciales y efectivos, para que las personas trabajadoras puedan reportar cualquier situación de hostigamiento o acoso sexual laboral que sufran o presencien.
  • Implementar medidas de prevención, protección y reparación para las víctimas de hostigamiento o acoso sexual laboral, como traslados, cambios de horario, asistencia psicológica, legal o médica, entre otras.
  • Fomentar la participación y el compromiso de los representantes sindicales, las comisiones de seguridad y salud en el trabajo, las defensorías del pueblo y otras instancias de diálogo social, para prevenir y combatir el hostigamiento y el acoso sexual laboral.
  • Difundir y divulgar la información sobre el hostigamiento y el acoso sexual laboral, sus causas, sus efectos y sus formas de prevención y denuncia, entre el personal y la ciudadanía en general.

Conclusión sobre el hostigamiento y el acoso sexual laboral

El hostigamiento y el acoso sexual laboral son formas de violencia que vulneran los derechos humanos y laborales de las personas trabajadoras. Estas conductas pueden tener graves consecuencias para la salud, el bienestar y el desarrollo profesional de las víctimas.

Por ello, es necesario prevenir, denunciar y sancionar el hostigamiento y el acoso sexual laboral, así como brindar apoyo y protección a las personas afectadas. Solo así podremos construir un ambiente de trabajo seguro, respetuoso e igualitario para todas y todos.

 

Entrada anterior

Siguiente entrada